África Villén
by pilar cámara
0
0
cultura, entrevista, Redes SocialesEn el Instagram de @africavillen

Suele decirse que uno puede ser creativo, pero en artista te convierte el hallazgo de tu propia voz. Esto es, tu universo particular. Tuyo y de nadie más. Es eso que hace que, de un golpe de vista, sepamos que lo que estamos viendo es una película de Almodóvar o un cuadro de Benjamin Lacombe.

Hace ya mucho tiempo que África Villén, para deleite de todos, encontró su propia voz. Por un lado, con el uso de fondos neutros con texturas, emulando representaciones pictóricas, y, por otro, con la creación y representación de escenas casi cinematográficas donde el espectador se pregunta qué pasó antes y qué sucederá después. Y todo ello recreándose en la mujer. La mujer como medio y fin.

Por eso, celebramos que se haya embarcado en el proyecto #365daysforachange, porque durante todo este año podemos darnos el gustazo de disfrutar de una de sus imágenes —a menudo hipnóticas— cada día en Instagram. Y esto bien merece una entrevista.  

¿En qué consiste el proyecto #365daysforachange?

Este proyecto, al igual que proyectos similares, trata de hacer —y publicar— una foto diaria durante el año 2017. Cuando mis compañeras y yo nos pusimos a definir un poco más el proyecto, todas llegamos a la conclusión de que las fotografías que hiciéramos debían ser autorretratos.

35

¿Quién y cuándo lo ponéis en marcha y con qué objetivo?

La idea original fue de Victoria Villa, fotógrafa y amiga  de Málaga. Victoria nos contó su idea a principios de diciembre a mí y a otras dos compañeras —Almudena CJ y Miriam Ramírez, ambas fotógrafas también. Las cuatro nos fuimos preparando para empezar el día 1 de enero de 2017, para así llevar mejor la cuenta y para que formase parte de esos famosos propósitos de año nuevo.

Una vez que empezó el año y otras fotógrafas vieron nuestro proyecto nos pidieron entrar a formar parte de él, fue el caso de Tam Castrillejo, quien realiza un fotodiario, Sonia Neisha y Ángela Ruiz. Además, Paula R. Feito comenzó también su propio proyecto 365 y le propusimos participar con el mismo nombre del proyecto y así es como finalmente completamos este proyecto.

El principal objetivo, como ya he comentado antes, es realizar y publicar una fotografía al día durante 365 días. Así, las fotógrafas desarrollaremos nuestra creatividad, nuestras técnicas y estilo, ya que cada una tiene uno propio y bien diferenciado. Al crear autorretratos, mejoramos también el modo de ver la vida y vernos a nosotras mismas para así  mejorar nuestra autoestima, tanto en el campo físico como en el creativo. Con este proyecto, practicamos nuevas metodologías de trabajo y trabajamos la constancia, muy importante para avanzar en el mundo artístico.

Además, en la época en la que estamos, el selfie se ha convertido en una acción que estigmatiza el autorretrato, por lo que el proyecto quiere impulsar este campo como algo necesario donde la personalidad del fotógrafo queda reflejada.

¿Es complicado fotografiar, editar y publicar una foto cada día?

La verdad es que sí, sin ninguna duda. Para hacer una foto al día debes tener siempre cerca la cámara y si por cualquier situación no puedes disponer de ella… Ya vamos mal. En mi opinión, una foto no está terminada hasta que no está retocada y  firmada, por lo que algunos días he hecho dos o tres fotos y las he ido editando en el día que toca. Aún así es bastante difícil, porque no siempre tienes tiempo para hacer la foto o para pensarla. Es evidente que no todos los días vas a hacer un “fotón”, pero la intención es lo que cuenta y poco a poco voy mejorando.

19

¿Y es posible crear por obligación?

Antes creía que no, pero he cambiado de idea. Para mí este proyecto está suponiendo una terapia —otras compañeras me han confesado que para ellas también— ya que en momentos de estrés, te pones delante de la cámara y ‘vomitas’ todo lo que tienes guardado.

Aquí en Pozoblanco es muy fácil dejarte llevar, ya que en muchas ocasiones me he ido al campo y he disfrutado haciendo las fotos y estando en el propio paisaje.

También sabemos que hacer algo por obligación cuesta mucho, de ahí el que hayamos hecho un grupo. Cada una trabaja a su ritmo, a su estilo, sin tener que tener en cuenta a los demás —como decimos nosotras “juntas pero separadas”—. Esto es como las dietas, duelen menos si a otro le cuesta también, nos animamos, nos inspiramos y nos apoyamos mutuamente y por supuesto compartimos el esfuerzo y la satisfacción.

Otro inconveniente que hace que el proyecto se nos haga un poco cuesta arriba son los elementos que componen la fotografía: decorados, vestuario… Yo intento que cada fotografía tenga su personalidad y que cada una cuente una historia, pero no sólo tienes que pensar en la idea principal, sino en todo lo que la rodea, elementos un poco difíciles de encontrar en ideas más elaboradas. Aun así siempre queda ir a casa de familiares para ‘robarles’ cosas para las fotografías.

31

Hemos visto en tu Instagram fotos muy diferentes, pero todas tienen ese algo muy tuyo que te identifica ¿Cómo defines tu estilo?

Creo que mi estilo es muy personal, ya que en mis fotografías expreso casi todo lo que llevo dentro. Hay días que tengo ganas de divertirme (véase la foto del marco) y otros días que me apetece ser más profunda, otras veces he visto algo que me ha inspirado y he intentado hacer algo con ello.

La mayoría de las fotografías están realizadas en mi estudio, que es lo que tengo más a mano, pero cuando tengo oportunidad de salir al exterior mi estilo se adaptada.

En cuanto a la iluminación, en el estudio me gusta jugar con las sombras, hacen que las fotografías tengan más dramatismo, mientras que en exteriores adoro los cielos nublados ya que provocan una luz muy dispersa, con la que consigo darle el halo de misterio que tanto caracterizan mis fotografías.

Además el retoque posterior es la clave, ya que dependiendo de la dominante de color que uses provocará una sensación u otra en el espectador.

Cuéntanos más proyectos en los que estés inmersa o nuevos planes.

Artísticamente estoy dedicando a este proyecto todo mi tiempo, ya que el año pasado estaba muy frustrada porque no sacaba tiempo para crear nuevas fotografías, pero este año, con #365daysforachange estoy dedicándole un poquito cada día a este ámbito.

El día 31 de diciembre, las que consigamos acabar el proyecto —espero que seamos todas las que estamos ahora— haremos un libro con algunas de nuestras fotografías y además nos gustaría poder crear una exposición que visite las ciudades de cada participante —Málaga, Antequera, Pozoblanco, Jaén, Madrid, Mallorca y Barcelona— para que todo el que quiera pueda disfrutar del trabajo que hemos realizado.

Es un proyecto difícil de conseguir, pero, aunque vayamos con retraso, no podemos rendirnos, ya que cuando lo acabemos tendremos la gran satisfacción de haber concluido este precioso proyecto.

15

Compartir:
Share